Trump hace campaña en Georgia para senadores republicanos

Comparte esta noticia con tus contactos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viajó el sábado al estado clave de Georgia, en el sureste del país, para hacer campaña a favor de dos senadores republicanos que compiten contra los demócratas en la segunda vuelta de las elecciones de enero que decidirán qué partido controla el Senado, pero sobre todo repitió sus afirmaciones de fraude electoral generalizado.

“Saben que ganamos Georgia, para que entiendan”, dijo Trump a la gran multitud reunida para la primera manifestación postelectoral por el presidente. Pocos en la multitud usaban máscaras.

El demócrata Joe Biden, exvicepresidente, ganó extraoficialmente Georgia por menos de 12.000 votos de los 5 millones emitidos, siendo el primer candidato presidencial demócrata en ganar el estado desde 1992.

Horas antes de su viaje a Georgia, el presidente llamó al gobernador Brian Kemp, instando al compañero republicano a convocar una sesión especial de la legislatura estatal para que los legisladores anulen los resultados de la votación y designen electores que lo respalden, según The Washington Post.

El gobernador se negó, según fuentes en Georgia y la Casa Blanca que hablaron bajo condición de anonimato, informó The Associated Press.

El Partido Republicano necesita un escaño más para mantener su mayoría en el Senado de Estados Unidos. El senador republicano David Perdue debe derrotar a Jon Ossoff en la segunda vuelta de las elecciones del 5 de enero en Georgia, mientras que la senadora republicana Kelly Loeffler debe superar un duro desafío de Raphael Warnock. Si los republicanos pierden, lo que resultaría en un Senado 50-50, la vicepresidenta electa demócrata Kamala Harris emitiría el voto de desempate.

Trump, un republicano, ha dicho repetidamente sin evidencia que hubo un fraude generalizado en las elecciones de noviembre, una afirmación frecuentemente rechazada por funcionarios federales y estatales.

“Hicieron trampa y manipularon nuestra elección presidencial, pero aún así la ganaremos. Y ellos también intentarán manipular esta elección”, dijo Trump a la multitud el sábado por la noche en Valdosta, Georgia.

La campaña de Trump dijo que presentó una demanda el viernes en Georgia para anular los resultados de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre en el estado. La campaña y sus partidarios han presentado decenas de demandas similares en varios estados, la mayoría de las cuales han sido rechazadas. Mientras la campaña presentaba la demanda en Georgia, otras demandas eran rechazadas en Michigan y Nevada.




La demanda en Georgia es el más reciente intento legal de revertir la derrota de Biden a Trump. La campaña de Trump dijo que la demanda incluiría declaraciones juradas de los votantes de Georgia alegando fraude. Pero los funcionarios electorales de Georgia, incluido el secretario de estado republicano del estado, Brad Raffensperger, han dicho varias veces que no han encontrado evidencia de irregularidades significativas.

La estrecha victoria de Biden en Georgia, donde un recuento solicitado por Trump muestra que Biden ganó por 11.769 votos, significa que cualquier apoyo adicional que Trump pueda obtener en el estado podría aumentar las posibilidades de victoria de Perdue y Loeffler.

Sin embargo, a algunos republicanos les preocupa que la presencia de Trump en Georgia pueda desalentar la participación de los votantes en la segunda vuelta.

“Los comentarios de Trump están dañando la marca republicana”, dijo el donante republicano Dan Eberhart a The Associated Press. Afirmó que Trump está “actuando con mal espíritu deportivo y mala fe” en lugar de trabajar para mantener el control republicano del Senado.




Alan Abramowitz, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia, dijo que los ataques de Trump a la integridad de las elecciones estatales reducen las posibilidades de Perdue y Loeffler de ganar la segunda vuelta.

“Cuanto más habla Trump sobre las elecciones presidenciales y critica cómo se llevaron a cabo aquí, mayor es el problema para los candidatos al Senado y es más probable que reduzca el entusiasmo entre un segmento del electorado”, dijo Abramowitz en una entrevista con Reuters.

Pero un importante asesor del líder republicano del Senado, Mitch McConnell, Josh Holmes, dijo a la AP que los republicanos “no han visto ninguna evidencia de falta de entusiasmo en las elecciones al Senado”.




Loeffler y Perdue caminan por una línea muy fina en la campaña electoral: advierten a los votantes de los peligros de una mayoría demócrata en el Senado, pero no dicen que Biden ganó la Casa Blanca.

No estan solos. El Washington Post se puso en contacto con los 249 republicanos de la Cámara de Representantes y el Senado de los Estados Unidos e informó que solo 27 dijeron que Biden ganó o lo llamaron presidente electo. Dos dijeron que consideraban a Trump como el ganador.

La visita de Trump a Georgia se produjo un día después de que California certificara la victoria de Biden en ese estado, dándole más de los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para ganar la presidencia.