¿Por qué puede terminar cumpliendo cadena perpetua la esposa de “El Chapo”?

Comparte esta noticia con tus contactos

MIAMI, FLORIDA – Emma Coronel, la mujer de “El Chapo” Guzmán, se encuentra detenida en una prisión federal a la espera de un juicio tras ser acusada de narcotráfico internacional. La mujer, que fue arrestada tras llegar al aeropuerto internacional Washington Dulles, en Virginia, tenía completa libertad de movimientos, a pesar de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos le estaba siguiendo la pista desde hacía dos años.

De hecho, en 2019, en el juicio a Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, su nombre apareció durante la declaración jurada de varios testigos, aunque en ese momento no se impuso ninguna medida cautelar contra ella.

¿Qué pruebas hay?

Hasta el momento se sabe que entre las pruebas presentadas ante la justicia de EE.UU. hay una carta que ella misma recibió para que entregara a un presunto narcotraficante apodado “Cleto” que se encontraba en Durango, en México. Es una de las pruebas, aunque hay otras muchas que no se han hecho públicas todavía.

¿De qué se le acusa exactamente?

El Departamento de Justicia de EE.UU. confirmó que la mujer está acusada de conspiración para distribuir al menos un kilogramo de heroína, cinco kilogramos o más de cocaína, 1.000 kilos o más de marihuana y 500 gramos o más de metanfetaminas.




Obviamente esas cifras distan mucho de las cantidades que manejaba su marido. Pese a eso, y según apuntan fuentes judiciales, la joven de 31 años podría enfrentarse a varios años de prisión o incluso a la cadena perpetua.

“Esos cargos pueden llevar de 10 a 40 años en prisión si Emma Coronel es declarada culpable en un juicio federal”, decía Mike Vigil, exdirector de operaciones internacionales de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA en inglés), en declaraciones a la Voz de América.

Eso mismo lo ratificó una jueza federal de Estados Unidos durante la primera audiencia del 23 de febrero, que se celebró vía telemática en la Corte Federal del Distrito de Columbia por razones sanitarias.

El abogado Jeffrey Lichtman, que también se encargó de la defensa de “El Chapo” Guzmán en 2019, llevará el caso de Emma Coronel. El letrado, tras la primera audiencia, aceptó que su clienta, que goza de doble nacionalidad, la estadounidense y la mexicana, se quedara en prisión preventiva.

¿Cómo empezó la investigación?

Como se ha expuesto anteriormente, el nombre de Coronel apareció en 2019 cuando se estaban juzgando las acciones de tráfico de drogas de Guzmán, considerado el narcotraficante más poderoso de México.




Una demanda interpuesta en su contra reveló que, entre 2012 y 2014, la mujer actuó de intermediaria en varias operaciones de narcotráfico mientras “El Chapo” continuaba prófugo de la justicia mexicana.

“Transmitió mensajes en nombre de Guzmán para impulsar las actividades de narcotráfico, al tiempo que Guzmán trataba de evitar ser capturado por las autoridades mexicanas”, señala el documento oficial.

¿Intermediaria en operativos de narcotráfico?

Joaquín Guzmán Loera fue capturado el 22 de febrero de 2014 en Mazatlán, en el estado mexicano de Sinaloa, donde se había trasladado para participar en una fiesta.

Tras su captura y encarcelación, Coronel “continuó entregando mensajes de Guzmán”, unas comunicaciones que no fueron ni interceptadas ni monitoreadas por las autoridades mexicanas. Eso le permitió, presuntamente, seguir participando en las operaciones de narcotráfico que había llevado a cabo su marido.

“El Chapo” Guzmán, que volvería a escapar por última vez de la cárcel de máxima seguridad de El Altiplano en 2015, se convirtió en el hombre más buscado del mundo después de la muerte del líder de Al-Qaeda, Osama Bin Laden.

Además de las cartas que se han dado a conocer, también habría varios testigos anónimos dispuestos a explicar su versión de los hechos y que, según los documentos oficiales, incriminarían a Emma Coronel.