Pakistán anuncia la liberación del piloto indio capturado como “gesto de paz”

Comparte esta noticia con tus contactos

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, ha prometido liberar al piloto indio capturado el miércoles tras un enfrentamiento entre la aviación militar de India y Pakistán, dos potencias nucleares y rivales regionales. “Como un gesto de paz, le liberaremos mañana [por este viernes]”, ha dicho el líder paquistaní ante el Parlamento en Islamabad.

Las tensiones militares entre ambos países han escalado este semana a niveles de hace cuatro décadas, después de una incursión de cazas de la fuerza aérea india en el país vecino para bombardear campos de entrenamiento del grupo Jaish-e-Mohammad (JeM), que había asumido la autoría del atentado que el 14 de febrero mató a 44 soldados indios en Cachemira. Un día después Pakistan anunció que había derribado a dos aviones indios que entraron en su espacio aéreo y había arrestado a un piloto.

La pérdida de un MiG21 fue confirmada el miércoles pasado por el portavoz de Exteriores indio horas antes de que se difundiese un vídeo del comandante Abhi Nandan, retenido por Pakistán, y en el que él mismo agradecía el buen trato recibido por el Ejército enemigo. Fue entonces cuando el Ministerio de Exteriores de India exigió el retorno inmediato del prisionero y declaró su “fuerte oposición a la exhibición vulgar a la que Pakistán somete” al detenido “violando todas las normas humanitarias del derecho internacional”.

La captura del piloto indio fue la única evidencia tras el fuego cruzado entre los dos Ejércitos en la jornada del miércoles, al que le siguió un intercambio de declaraciones oficiales imprecisas. Por un lado, Pakistán insiste en que el bombardeo indio en la madrugada del lunes al martes cayó en un área forestal, como informan algunos medios en contra de la versión de Delhi, que asegura haber acabado con campamentos terroristas en suelo paquistaní, cuya existencia es negada por Islamabad. Por su parte, India afirma haber repelido el ataque del miércoles antes de que diesen con objetivos militares. Ambos dicen haber abatido un avión enemigo, y los dos niegan las declaraciones de la otra parte.

El gesto de Islamabad viene precedido por las declaraciones televisadas de noche del propio primer ministro paquistaní: “Sentémonos juntos y arreglemos esto dialogando. Con las armas que tenemos, ¿podemos realmente permitirnos un error de cálculo?”, se preguntaba, alertando de que si la situación continúa tensándose ni él ni el primer ministro indio, Narendra Modi, podrán controlarla.

Mientras tanto, los tiroteos en Cachemira continuaron en la noche del miércoles. Los medios locales informan de que residentes de la parte india han empezado a construir búnkeres ante el temor de nuevos enfrentamientos aéreos. Multitud de vuelos han sido cancelados en las últimas horas en toda India, donde las fuerzas de seguridad han incrementado la seguridad en localizaciones claves como el metro de Nueva Delhi, la capital, y las cercanías al aeropuerto. Pakistán, por su parte, ha cerrado su espacio aéreo a los vuelos comerciales mientras que los ciudadanos de ambos países llamaban a la paz en las redes sociales en la noche de ayer, cuando el hashtag #SayNoToWar se convirtió en tendencia.

A falta de declaraciones oficiales al respecto por parte del primer ministro Modi, otros líderes internacionales han mostrado su preocupación ante el agravamiento de la crisis militar en el sur de Asia. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciaba este jueves tener “noticias razonablemente atractivas” al respecto después de haber “estado involucrado en intentos por ayudarles [a India y Pakistán]”, posiblemente en referencia al anuncio de la liberación del piloto indio. “Tengo esperanzas en que [las tensiones] podrían acercarse al final”, declaró el líder estadounidense durante su conferencia de prensa tras la segunda cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, que tiene lugar estos días en Hanói, capital de Vietnam.

Mientras, Rusia se ha mostrado dispuesta a ofrecer a India y Pakistán una plataforma para hablar después de la escalada de tensión, han señalado este jueves las agencias rusas de noticias citando al ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov. “Si ellos quieren, entonces, por supuesto”, declaró Lavrov.

Deja una respuesta