Accionistas del BBVA cargan con dureza contra González en una junta tensa

Comparte esta noticia con tus contactos

El nuevo presidente del BBVA, Carlos Torres, se presentó en la junta de accionistas en Bilbao con mensaje conciliador, destacando que la banca debe tener valores, ser responsable con un futuro sostenible y que debe apoyar una sociedad más inclusiva, pero no era el día. Los 12 accionistas que intervinieron se centraron en un asunto que no estaba en el orden del día y lanzaron duras críticas a Francisco González que anunció ayer que se apartaba “temporalmente” de sus cargos de presidente de honor del banco y la fundación.

Desde los sindicatos mayoritarios, hasta la mayor asociación de exdirectivos del banco, pasando por representantes de pequeños accionistas insistieron en la gravedad de las supuestas escuchas ilegales realizadas por Cenyt, la empresa del comisario jubilado Villarejo presuntamente para el banco y advirtieron de las consecuencias reputacionales y patrimoniales que podrían tener. Muchos recordaron a González que había sido un adalid de la ética en los negocios. No obstante, el nombramiento del presidente recibió el apoyo del 98%, al igual que el resto de propuestas.

Quizá en prevención de lo que iba a ocurrir, antes de las intervenciones de los accionistas, Carlos Torres, leyó una nota en la que agradeció a González su renuncia temporal, advirtió que la investigación durará todavía varios meses más y afirmó que no estaba teniendo consecuencias en el negocio ni en la cotización del BBVA.

También recordó que si las noticias publicados sobre las escuchas son ciertas, “se trataría de conductas indudablemente muy graves, deplorables y contrarias a los valores de BBVA”. También dejó claro que bajo su presidencia, a partir de 2019, el enfoque de la investigación se está haciendo con un enfoque “totalmente distinto” al que se llevó en 2018, bajo el mandato de González, una forma de desmarcarse de su antecesor. “Lo que puedo asegurar es que estamos colaborando activamente con la Justicia, procurando siempre lo mejor para los intereses del banco”, señaló.

“BBVA ha sido, es y seguirá siendo un banco honesto y continuará actuando como tal”, concluyó, palabras que no frenaron la oleada de críticas. Entre todos los intervinientes destacó Luis del Rivero, expresidente de la constructora Sacyr, protagonista del fallido intento de asalto a la presidencia de González en 2004. Sin leer ningún papel, relató a los presentes que su operación contó con el apoyo de Santiago Ybarra, José Domingo Ampuero, y otros significativos miembros de las familias de Neguri, fundadoras del BBV. Interrumpido varias veces por los aplausos de los accionistas, recordó que “todos estos consejeros fueron obligados a dimitir del banco, uno a uno por Jaime Caruana, entonces gobernador del Banco de España y ahora consejero del BBVA, uno de los dos grandes amigos de González”.

Deja una respuesta